El movimiento de Schoenstatt, en Linares, busca al igual que en todo el mundo, ser un movimiento que esté al servicio de la vida y del espíritu de las personas, de las comunidades y la Iglesia universal, bajo el manto de María.

Es desde ésta vocación Mariana, que hemos añorado como familia de Schoenstatt en Linares, la construcción de una ermita que nos permita expresar de manera concreta nuestra Fé, además de constituir el lugar de gracias y oración que todos necesitamos.

MEMORIA DE PROYECTO

SANTUARIO ERMITA definiciones

-ermita: nombre femenino. Capilla o iglesia pequeña dedicada a un santo o a una advocación mariana, situada generalmente en una zona despoblada, a las afueras de una población, y en la que no suele haber culto permanente

Del la Ermita de Schoenstatt

Junto a los sacramentos, esta lo que se llama “sacramentales”. Son otro tipo de signos sensibles donde Dios se manifiesta a razón de la disposición de los fieles de recibirlo, por ejemplo: el agua bendita o una imagen sagrada. Es en éste ámbito donde se sitúan los “lugares de gracia”, “santuarios” y “ermitas”

Se tiene que el santuario para Schoenstatt es un “Lugar de Gracias”, de peregrinación y oración. En el caso de Schoenstatt estos santuarios no tienen su origen en intervenciones milagrosas, extraordinarias u otro tipo de manifestación ya sea de Dios, María o algún Santo. En el caso del Santuario original ( Schoenstatt, Vallendar, Alemania) simplemente se da el hecho de que el padre fundador en una plática con unos jóvenes les propone el convertir la antigua y abandonada capillita de schoenstatt en un santuario, pidiéndole a la Santísima Virgen que establezca ahí su morada y derrame desde allí sus gracias. 

La virgen se manifiesta en el santuario a través de sus gracias siendo las que caracterizan a un santuario Schoensttatiano:

1.-COBIJAMINETO

2.-TRANSFORMACIÓN

3.-ENVÍO

Del Lugar

El lugar se ubica a 7 kms del centro de Linares, camino a la comunidad rural de San Juan, por su condición territorial se podría decir que esta “en medio del campo”. Inserto en una zona netamente rural y agrícola del valle.

El terreno colinda en uno de sus lados menores (40 mts) con el camino que une a Linares con San Juan, siendo ésta la cara visible del terreno, la parte más pública. Desde ese lado, el predio se adentra longitudinalmente en el campo, para luego quebrarse y perderse atrás de las parcelas colindantes. Al recorrer el predio longitudinalmente se va perdiendo la noción del camino, del ruido de éste para dar paso a un paisaje netamente de campo.

La Ermita de San Juan

La ermita, en el predio de Linares, constituye además de su función natural de ermita, la de ser el acto fundante de las intervenciones que constituirán el santuario en el lugar.

La intervención se constituye desde la primera piedra definitiva en el lugar, por lo tanto, un acto de conquista del terreno, que puede ser capaz de establecer el donde estoy, y con ésto, la oportunidad de instaurar un elemento que regirá de alguna manera, el resto de las intervenciones.

¿Como la ermita logra ser más que la ermita? Y deja de ser solo un lugar ensimismado que comienza a reconocer el lugar donde se implanta, lo ordena, disponiéndose de manera fundante.

¿Cómo la imagen y la ermita pierden la condición de monolito o monumento, para pasar a conformar un lugar de oración?

¿Como recoge las gracias espirituales que tiene un santuario, COBIJAMINETO, TRANSFORMACIÓN y ENVÍO y las convierte en conceptos arquitectónicos que ayuden a erigir el LUGAR?

El lugar o al menos el posicionamiento al costado norte del predio viene dado como un pie forzado de las primeras imágenes ermita que allí se constituyeron.

Se propone que la ermita y su lugar de oración, sean las que reciben, acogen (COBIJAMINETO) en el lugar al visitante, además de generar un estado de recogimiento (TRANSFORMACIÓN) para indicar, finalmente, donde seguir el peregrinaje en el predio (ENVIO). De esta manera la ermita deja de ser un monolito al lado de un camino con dos bancas, para ser la intervención que determina el lugar recibe al visitante y se transforma en un lugar de oración.

Con ésto la ermita pasa a ser además de un lugar de oración, el lugar de bienvenida al futuro santuario, con vocación pública dispuesta a acoger a toda la comunidad de Linares y principalmente a la de  San Juan, donde se erige.















Anuncios